Si mamá, Ruta De La Muerte.

Otro de los motivos principales de mi viaje era conocer la famosa ruta de la muerte de Bolivia. También conocida como Camino de los Yungas,  un tramo de la ruta entre La Paz y Coroico.
Y por qué se llama así?

Porque está lleno de gallinas ponedoras y pollos doble pechuga?
Se llama así porque es muy peligrosa y en ella ha muerto mucha gente durante su construcccion y despúes también.
La orgiginal Ruta 3, fue construida por prisioneros paraguayos durante la Guerra del Chaco, por allá por el 30 y pico.
El camino va colgando de la montaña, es prácticamente una cornisa de ripio, muy angosta, tanto que en algunos tramos solo pasa un solo vehículo.
Al principio era una ruta comercial, usada por todos, pero desde los 90 existe una ruta nueva completamente de asfalto mucho mas segura..bue, mas o menos.
Hoy es solo una ruta turística, muy usada para paseo de mountain bike, y fué eliminada del tramo “oficial” de la Ruta 3.
Me llevó un buen rato salir de La Paz, debido a ese caótico trafico que tiene, por lo que empezaba a palpitar “La ruta de la muerte” antes de salir de la ciudad.
El salir de La Paz supone subir en altura hasta La Cumbre, unos 1100 mts mas que la ciudad. y a menos de 50 km por la ruta 3, hay un cartel que indica la bajada a la ruta.
Ya en camino me encontré con nubes sobre la carretera, seña de que estaba alto.
El tramo se puede hacer de subida o de bajada. En lo personal, preferí bajarla, ya que a los ciclistas prefería encontrarlos a favor que en contra.
Cuando se baja, se debe hacerlo por el lado izquierdo del camino. Del lado del precipicio digamos. La pared de la montaña te queda a la derecha, por lo  que transitando de esta forma es mas fácil ver si viene alguien en sentido contrario al llegar a una curva. El vehículo que sube tiene prioridad.
No se que tan profundo es, pero es mucho.
En algunos tramos cae agua de la cumbre, sobre la misma ruta, o incluso en pares se pasa como por detrás de la caída de agua. Agua producto de la condensación de las nubes en la cumbre contra la vegetacion.
La vegetacion justamente, abunda durante todo el recorrido, pintando el paisaje de varios tonos de verde oscuro. La otra parte del paisaje son cruces y recordatorios de víctimas de la peligrosa ruta. Hay muchas. Pero muchas.
Para bajar mas seguro, le saqué aire a las ruedas también esta vez.  Se baja usando los frenos casi todo el tiro, o frenando con el motor, siempre por la izquierda. Y si sentís algún ruido de motor, se recomienda tocar bocina para avisar.
Son 20 y largos km de este tramo, hasta llegar a Coroico. Ahí almorcé en un puestito muy sencillo.
Hay un pequeño barrio armado para recibir a los turistas que son, en su mayoría ciclistas. Restaurantes, puestos de comida, un par de hostales, puestos de artesanías y algún kiosco de agencias de viajes donde se guardan las bicis y los equipajes de los visitantes.
Luego de almorzar seguí para tomar la ruta asfaltada que me llevaría a La Paz
Serian las 15:30 hs cuando encontré la salida de Coroico a La Paz, ruta en obra, bastante complicada.
Hasta ahí el clima estaba normal, soleado, calmo. Pero cuando empecé a subir la montaña, me empecé a encontrar mas nubes frías. Muchas, tanto que en algún momento llegué a tener 10 metros de visibilidad, y empecé a mojarme.  Empezó a llover, y paré a ponerme el pantalón impermeable en un puestito al lado de la ruta.
No se a que velocidad iría, pero iba muy despacio.  No tenía casi visibilidad, manejaba por dentro de una nube, y cuando notaba el borde de la carretera, para abajo no se veía nada. Todo gris.
Lo que me llamó la atención en Bolivia, es que no es obligatorio circular de día con las luces prendidas, incluso si llueve o hay niebla. Automobilistas, camioneros, todos las encienden cuando ya no se ve nada. Puede estar cayendo la noche, que siguen circulando con la luz apagada hasta que no ven absolutamente nada.
Después que empecé a bajar la cumbre, se empezó a despejar la tarde, y llegué a La Paz con un sol hermoso.
Frío, pero con sol.
A meterme al tránsito caótico de nuevo, el que me parece mas peligroso que la propia ruta de la muerte.
Volví al hotel, y me apronté un mate con hojitas de coca en el termo. Mi mejor amigo en la altura.

 

Para seguir las aventuras de nuestro amigo Arnaldo Hernandez pueden seguir su blog: www.unarutapordia.com

Link al foro:

0