Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  job hace 6 meses.

Alpinestars
BMW Motorrad
Zenex
  • Autor
    Publicaciones
  • #374846

    job
    Participante
    Motoequip

    Otra de Vespas y también del diario el País del día de la fecha, es que este finde,  las motonetas… on fire!!!

    [/url]

    [/url]

    Si este fin de semana anda por Maldonado o Lavalleja, probablemente se cruce con un grupo de unas veinte personas montadas en las legendarias motos Vespa. Se trata de una de las salidas mensuales que, desde hace poco más de diez años, vienen haciendo los aficionados nucleados en Los Antiguos Vespa Club.

    “Todo empezó el 16 de diciembre de 2007 con cuatro amigos que, junto a primos y tíos, salieron a pasear por el Prado”, recuerda Edu “Vespa” Menéndez, representante principal de estos motoqueros que en su momento llamaron tanto la atención que la gente empezó a sacarles fotos y a hacerles preguntas.

    “A partir de allí, el grupo comenzó a crecer hasta llegar a tener unos 180 miembros que han hecho al menos una salida”, agrega Edu, quien no estuvo entre los fundadores, sino que se incorporó cuatro meses después y hoy, junto a Mario Formager, “somos de los más viejos que van quedando”.

    “Quiero rescatar la memoria de Mario de Las Heras, que fue el creador de todo esto y para nosotros era el Presidente del club sin haber sido designado nunca. Unía a jóvenes con adultos, era un tipo con un carisma tremendo, el alma del club. Falleció hace cuatro años”, explica Edu, que quedó como referente del grupo.

    “Hay gente que por distintas razones —porque se mudó o vendió la moto— no ha salido más”, cuenta. Por lo general son entre veinte y veinticinco aficionados los que salen de recorrida cada mes por algún lugar del Interior. “El promedio de edad es de 35 a 40 años, hay veteranos y jóvenes. Yo tengo 60 pero hay jóvenes de 20 años”.

    Rumbo al Este.
    Este fin de semana, salieron ayer a las ocho de la mañana rumbo al Este, sumaron compañeros a la altura de Atlántida y almorzaron pizzas en una chacra de Portezuelo. Luego de instalarse en un hostel en el centro de Maldonado, recorrieron algunos lugares más y terminaron con un asado en La Barra, en la casa de un Antiguo.

    Hoy salían temprano por Ruta 39; pasaban por San Carlos, Sierra de los Caracoles y Aiguá, y luego tomaban Ruta 8 hacia Minas, Lavalleja. El almuerzo era en el Parque Rodó y luego “pegamos la vuelta”, según se leía en el comunicado de Los Antiguos Vespa, un club donde no se paga cuota pero en cada viaje se comparten gastos.

    Muchas veces viajan como invitados de terceros. “Hace siete años, cuando desfilamos en la Semana de Lavalleja, nos invitó la Intendencia. Nos dieron alojamiento gratis en el camping Arequita”, explica Edu.

    También reciben invitaciones de clubes y asociaciones de otros países, lo que no significa que corran con sus gastos. “La idea es siempre ir en moto desde Uruguay, pero por una cuestión de tiempo, a Chile fuimos en auto hasta Uspallata, en Mendoza, al pie de la cordillera. Ahí dejamos los autos y los trailers, y cruzamos la cordillera en las vespas hasta Santiago. A otros lados, como Córdoba, lo hicimos en dos etapas, pero siempre en las motos”. Y así como viajan, también reciben viajeros en vespa de distintos lugares del mundo y los agasajan como corresponde.

    En septiembre tienen otra salida a Córdoba y en noviembre, a Rosario, Argentina. “En marzo hubo una carrera en Recife. Yo no fui porque no tengo moto de carreras, fueron los gurises”, apunta Edu, quien dice que a los más jóvenes lo que más le gusta es correr y modifican las vespas con ese fin. En contrapartida, los más veteranos hacen “carreras de lentos”.

    “En una distancia de unos diez metros, corren dos y se van eliminando. El que llega último, sin poner el pie en el suelo, gana. En realidad es hacer equilibrio con la moto. Esas son nuestras carreras”.

    Homenaje.
    Los Antiguos Vespa Club han hecho un solo homenaje en sus más de diez años de existencia. Fue en agosto pasado, a la maestra rural Gabriela Madrid, que todos los días hace 70 kilómetros de ida y otros tantos de vuelta, entre su casa en Minas y la localidad de Barriga Negra, para darle clase a una sola alumna de 5 años de edad. Lo hace en moto, pero no en una vespa.

    “Es un camino desastroso y nosotros la entendemos porque hemos viajado con un montón de condiciones adversas”, destaca Edu, quien propuso organizar una salida en honor a la docente. “Lo hicimos un miércoles y fue un éxito total. Fuimos desde Montevideo hasta Minas, salimos de la puerta de la casa de la maestra, echamos nafta donde ella lo hace e hicimos el camino con ella. Toda la gente de la zona nos estaba esperando en la escuela, incluso se invitó a niños de dos escuelas cercanas con sus maestras. Prepararon dos lechones y tortas, nosotros llevamos hamburguesas”, recuerda el motoquero.

    Gran familia.
    Lo que caracteriza a Los Antiguos Vespa Club es ser un grupo muy familiar. “Hay quienes van con sus esposas y sus hijos”, señala Edu. La última incorporación fue una madre con su hijo de 25 años y su hija de 13. “La chica se integró muy bien a los veteranos y a los jóvenes. Hoy tiene de fondo de pantalla de su celular una vespa y dice que piensa comprarse una cuando sea mayor”.

    Edu está separado hace dos años, tiene una hija y un nieto de 4 años al que “ya le gusta ir paradito adelante mío en la moto. Solo lo llevo dos o tres cuadras por Bello Horizonte”, balneario de Canelones donde reside.

    Su vespa la compró hace quince años. “Hacía treinta años que no andaba en moto cuando la compré; siempre quise tener una. Nunca había andado en vespa y una vez que me subí, no me bajé más. Tengo auto pero no lo uso, ando con la vespa para todos lados”, dice. Hoy posee dos modelos, una p200e, del 81, y una Originale 97.

    “Es un vehículo que tiene un andar distinto a todas las motos. Es seguro porque uno está más cerca del suelo. Tiene un auxiliar y un motor simples de arreglar. Y, por sobre todo, tiene ese ruidito particular del motor que para nosotros es música. Hace poco me enteré que Harley Davison patentó el ruido de su motor, pero a mí me gusta el de la vespa, que no está patentado y tiene más años”, concluye con orgullo.

    fuente: https://www.elpais.com.uy/informacion/sociedad/semana-salir-vespear.html

     

    Zenex

Speedshop
Domingo Torre & Cia.
Alpinestars

Debes estar registrado para responder a este debate.